Ya es septiembre y por si no te habías enterado aún, ¡Es la vuelta al cole! Parece mentira que hace nada estábamos de vacaciones. Sobre todo los más pequeños son los que decían adiós a libros y tareas de clase para sumergirse de lleno en el verano y la piscina. Pero al igual que nosotros, a ellos les toca también volver a la realidad y empezar el curso. Libros de texto por aquí, cuadernos por allá, material escolar para hacer manualidades, la mochila del cole y la de deporte también. Lo que viene siendo estar preparado para volver sin perder la cabeza.

Todos, adultos y niños, volvemos al trabajo, y si ya te habíamos dado algunas pautas para empezar este periodo trabajando en casa, ahora te damos unos consejos para tener bien organizada la habitación de los más jóvenes para que aprovechen bien su estudio. Empezando por un buen escritorio, que les resulte amplio y de un color claro que no canse la vista, los más pequeños de la casa estarán a sus anchas y eso siempre hace que aprendan a gestionar su espacio y desarrollar mejor sus ideas.

Es importante que la posición del escritorio sea la correcta. Recuerda que si tienen ordenador, la luz natural debe llegar desde el lateral, así no reflejará y evitarán una vista cansada. Si cae la tarde y hay deberes pendientes, la luz de un buen flexo te dará la luminosidad que necesites. Procura ponerlo delante de la mano con la que escriben, de esa forma no se creará una sombra incómoda sobre el papel.

Por si los padres en casa no son insistentes con las buenas posturas ante la mesa, igual de esencial es la postura cuando se estudia. Espalda recta, a buena altura en concordancia con la mesa y sobretodo comodidad. Para los más despistados, también es bueno el uso de corchos donde poner tus recordatorios, horarios, incluso fotos que motiven al estudio y que den siempre buenas vibraciones.

Hay muchas tiendas donde puedes encontrar un amplio catálogo en papelería, también pequeños artículos que sirven para mantener el orden del escritorio y encontrar cada cosa en su lugar. Pon estanterías donde puedas colocar los libros y cuentos, eso invita a los pequeños a hacer su propia colección y aficionarlos a la lectura. Igual de importante es la pintura con la que decoramos el cuarto. Los colores claros dan calma, justo lo que se necesita para hacer las tareas bien concentrado. Como siempre, te animamos a que navegues por la red y encuentres ideas que aporten a tu hogar espacios en los que de gusto quedarse.

 

 

Comparte este contenido con tus amigos y familiaresShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone