Se acerca el día en cuestión y te has propuesto hacer algo especial por Halloween. Has dejado claro en casa que este año el trato es que te toca montar un tétrico y divertido ambiente para esas fechas pero no sabes por dónde empezar.

No te preocupes, nosotros te damos esos trucos para que tú cumplas con el trato.

Que las calabazas y el color naranja predominan la temática es algo obvio, pero el mundo de los disfraces, los sustos y los caramelos son sólo algunas de las miles de cosas que abarca esta fiesta tan internacional.

Para hacerlo más práctico y sencillo vamos a daros unos “Halloweensejos” y así, de paso, entramos en ambiente…

-Si el trato es hacer que ese rincón de la casa provoque auténticos escalofríos y al mismo tiempo resulte original y divertido.

que el truco sea hacer de tu pasillo un túnel del terror hasta llegar a el.

Puedes decorar ayudándote de telarañas que tú mismo puedes hacer con hilo de ganchillo, o aprovechar esos tapetes viejos de la familia que ya no utilizas.  Utilizar velas personalizadas o luces pequeñas con poca intensidad, darán ese toque de misterio a la zona.

-Si el trato es acompañar la velada con una merienda o cena, que el truco sea preparar un menú de muerte. Aprovecha para hacer trampantojos, son platos que aparentan ser una cosa pero son otra.  Un ejemplo es hacer de tu ponche un cóctel sangriento para el más sediento Drácula, o hacer con tiras de plátano los dedos de un esqueleto.

Busca recetas para crear aperitivos que sorprendan, postres para un dulce susto o chucherías para repartir entre los más pequeños de la casa.

-Si el trato es dar a tus invitados una bienvenida terrorífica y que vayan entrando en situación, que el truco sea personalizar la puerta y el felpudo. Figuras de cartón piedra, calaveras, telarañas y muñecos escondidos que saltan y sobresaltan a los presentes, te garantizan un comienzo de noche digna de infarto.

Son días en los que, más que nunca, nos podemos permitir ser un pelín fantasmas, ¿verdad? Pues como una auténtica momia, líate la venda a la cabeza y no escatimes a la hora de transformar tu espacio.

Aprovecha todos esos personajes que siempre te han dado algo de miedo y conviértelos en tus aliados.

Desde la bruja más fea al hombre lobo más rabioso, o incluso el zombie más descompuesto, son personajes clásicos pero que, con una buena caracterización, te pueden hacer ganar el concurso de esa fiesta de disfraces que siempre gana otro.

Puedes aprender trucos de maquillaje para hacer cicatrices en relieve o buscar inspiración para ser el protagonista de tu peli de terror favorita.

Herramientas como el papel, la tela o incluso la pulpa de la calabaza son perfectas para crear de la nada un buen disfraz, una decoración imaginativa o un plato único.

Porque todo lo bueno empieza con un poco de miedo, vive Halloween con los tuyos y disfruta de la noche más terrorífica del año.

 

 

Comparte este contenido con tus amigos y familiaresShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone